Friday Mar 01, 2024

Encuestas y candidatos

Compartir

Por LEONARDO CABRERA DIAZ

Las  encuestas  constituyen instrumentos de estudios de vital importancia para toda actividad comercial, empresarial, así como, en los  campos científicos,  salud, económicos, políticos y otros aspectos para establecer preferencias  y comportamientos  de un determinado conglomerado social o  poblaciones en sentido general.

En lo que concierne a la política,  estas muestran  resultados de  estrategias puestas en marcha emitiendo las alertas  para corregir los  errores y las debilidades encontradas, así como optimizar y fortalecer los aciertos para la consecución de las metas y objetivos programados en torno a un candidato x.

Las encuestas refieren  una fotografía del momento por lo que, los porcentajes de posicionamientos  arrojados  hoy, bien pudieran variar  en las preferencias del electorado,  en una próxima medición.

Todo dependerá   de las tácticas y artimañas del día a día de la campaña proselitista, es decir, de la constancia del trabajo, de algún hecho fortuito, que favorezca o revierta simpatías en uno u otro sentido.

Por ejemplo, tomar decisiones  desafortunadas,  en la selección de candidatos,  sean estas,  por imposiciones económicas, alianzas, pactos  o nepotismo, obviando o dejando de lado,  simpatías y espacios ganados a base de trabajo y dedicación de otros aspirantes  de sus partidos,  provocaría  serias  dificultades, que pudieran reflejarse, no quizás,  en las encuestas, pero si, en los resultados electorales.

Una de las grandes debilidades de este proceso electoral en nuestro país, y muy especial en San Cristóbal, es que una gran parte de los  aspirantes o candidatos a cargos electivos en todos los partidos,  no cuentan, ni provocan simpatías o seguidores reales más allá de las fronteras de los grupos o tendencias   de sus organizaciones partidarias, y requieren de mayor proyección en otros segmentos de la población.

Es decir, carecen de  propuestas ciertas, y están faltos  de ese aura cautivador, de esa palabra contrato o creíble, de ese   aval o compromiso que garanticen las esperanzas de algo mejor, que inspiren e inviten a  la población a acudir confiada  y  entusiasmada  a  las urnas para depositar sus votos.

La selección equilibrada y bien pensada del ajedrez de candidatos a presentar en las boletas de los partidos, evitarían  sorpresas desagradables para sus propósitos, a sabiendas, de cómo se mueven las  piezas  en el tablero, y que  una mala jugada,   los pondría  en jaque mate  y manos arriba en  las grandes encuestas con padrón abierto y sin maquillajes a celebrarse en  febrero y mayo del 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top